Abremundos, el proyecto de la dupla Pelleriti-Aznar, sigue expandiendo sus fronteras

En breve, contarán con bodega propia, que estará equipada con una pequeña sala para conciertos. Además, planean lanzar un blend blanco a base de Torrontés y Chardonnay. Vinos & Bodegas degustó tres etiquetas del portfolio y te cuenta qué propone en sus diferentes segmentos de precios.

En 2014, luego de dos años de gestación, finalmente vio la luz Abremundos, el proyecto comandado por el reconocido músico Pedro Aznar y Marcelo Pelleriti, uno de los enólogos más influyentes de la Argentina y también, reconocido amante de la música.

Fue en 2012 cuando se conocieron. Según contó el propio Aznar, hacía tiempo venía dándole vueltas en la cabeza la idea de adentrarse en el mundo del vino y quería hacerlo, justamente, de la mano de Pelleriti.

“Un día, Marcelo me dijo que hagamos un corte a mí manera. El desafío me gustó. Y el resultado fue una barrica que me la terminó dando de regalo. Ahí fue cuando decidimos crear un vino al que bautizamos como Página 1. Pero también nos dimos cuenta que no queríamos que el proyecto quedara ahí. A partir de ese momento, decidimos que Página 1 sea una producción limitada y cuidada, de apenas cuatro barricas por añada”, explicó el músico, quien también es sommelier.

En ese momento, nació la idea de crear Abremundos y rápidamente el proyecto sumó otras etiquetas, que pasaron a ampliar el portfolio.

“Cuando hacemos los cortes, yo prefiero hacer los blends sin mirar los terroirs que estoy mezclando. Lo hago totalmente a ciegas y es el resultado de lo que verdaderamente me gusta”, aseguró Aznar.

Pelleriti se sumó: “No hay que hacer vinos matemáticos. Hay que hacer vinos sensitivos”.

Entre ellos hay una relación que, se observa claramente, parte de la amistad y del respeto pero, sobre todo, de la admiración mutua. Y esta buena química, así como la manera de entender y abordar al vino, es la clave del proyecto.

Pelleriti, comanda enológicamente Abremundos. Pero Aznar, se nota al escucharlo, también sabe de lo que está hablando. Ante cualquier pregunta técnica, responde con solidez, apelando a conceptos enológicos estudiados. Pero rápidamente, antes de perderse en fórmulas químicas y datos sobre la fermentación y los taninos, prefiere volver a hablar de la sensibilidad que requiere encarar la elaboración de vinos, una sensibilidad similar a la que se necesita para hacer música.

“Elaborar vinos y crear música tienen muchos puntos en común. Saber interpretar el terruño y tratar de vislumbrar qué estilo se puede hacer en ese lugar, implica mucha creatividad”, aseguró Aznar.

“El vino es un trabajo paciente, constante, igual que sucede con la música”, agregó el artista, quien recalcó que “con Marcelo queríamos lograr vinos que emocionaran, de esos que tocan el corazón al beberlos”.

Lejos de quedar en un mero capricho y sin proyección a largo plazo, la dupla está trabajando para ampliar y darle visibilidad a la marca. Entre las novedades, anunciaron ya están construyendo en The Vines una pequeña bodega, que estará lista en poco más de un año y que contará con una sala de conciertos.

Además, Aznar adelantó que van a estar plantando en una parte de la finca que poseen en The Vines, más de diez cepas mediterráneas, “muchas de ellas italianas”, para poder lanzar ediciones especiales y de partidas ultra limitadas.

Paralelamente, el portfolio, lejos de quedar limitado a los tintos, en breve sumará un blend blanco, que se ubicará en la línea Octava Alta y que estará elaborado a base de Torrontés y Chardonnay.

Los vinos
En la degustación, que tuvo lugar en la vinoteca Aldo´s, se pudieron degustar tres de las etiquetas que hoy le dan vida a Abremundos:

Octava Bassa Malbec 2011 – Precio sugerido: $236
Se trata de un 100% Malbec de Valle de Uco, para el cual se apeló a fermentación en tanques y en barricas de roble francés de 225 litros. Luego, el vino permaneció cerca de 16 meses en barricas también francesas. El resultado es un Malbec con una fruta roja madura bien al frente y que en su nariz, profunda y perfumada, ofrece notas especiadas, toques levemente terrosos y algunos tostados.

De buena potencia en boca, este Malbec ataca intenso, con un paso graso y unos taninos de paso tenso que se agarran al paladar y le otorgan una gran textura al vino.

Según explicó Pelleriti, “con este vino quisimos lograr el Malbec lo más puro posible y obtener un ejemplar bien fresco. Preferimos hablar de frescura antes que acidez. Y esto se logra fermentando los racimos enteros. Esto permite hacer vinos que te explotan la cabeza por su centro de boca y que después, con la botella y el tiempo, se van volviendo más grasos”.

Octava Alta Malbec- Cabernet Franc 2011 – Precio sugerido: $325
Este corte, también elaborado a partir de viñedos del Valle de Uco, tiene la particularidad de que es el resultado de una cofermentación.

“Esta técnica potencia la manifestación de estas dos cepas. Para mí, el matrimonio, mejor dicho, la amistad entre el Malbec y el Cabernet Franc funciona muy bien”, destacó Pelleriti.

Esto vino, un 60% del cual fue microvinificado en barricas, ofrece una paleta dominada por la fruta roja y negra confitada, con toques leves de aromáticas (como salvia), trazos balsámicos que recuerdan al laurel y una pirazina súper controlada. En boca, muestra el mismo perfil que el resto de la línea, intensidad, fluidez, largo de boca, siendo un poco más delgado que Octava Bassa, pero igualmente sucroso. Cierra con un dejo a frutas y un cacao sutil. La frescura y la textura están presentes y reafirman el concepto de Abremundos.

Al preguntarle sobre su visión personal respecto del Cabernet Franc, Aznar lo sintetizó de manera clara: “Es la cepa que nos hizo grandes amigos con Marcelo”.

Octava Superior Blend 2011 – Precio sugerido: $1.100
Se trata de un blend que conjuga 75% de Cabernet Franc, 20% de Malbec y 5% de Syrah y que fue microvinificado en un 100% en barricas francesas nuevas (80%) y usadas (20% restante).

“Nos gustan las barricas. De hecho, yo uso y abuso de la madera, no hay que tenerle miedo. Con lo que sí hay que tener cuidado es con la nueva tendencia a criticar el uso de la madera. Si se usa materia prima de buena calidad, no se nota. Por el contrario, la madera nos permite alumbrar vinos de mucha guarda”, afirmó Pelleriti, sellando una suerte de declaración de principios.

Más allá de los tecnicismos, el concepto destila alta gama: es un vino complejo, con varias capas de aromas a las cuales hay que darles su tiempo en copa. La fruta domina, pero también aparece una levísima nota cárnica, algunos toques herbáceos y aromas que recuerdan al pimiento rojo asado. Un dejo a chocolate y leves ahumados cierran el concepto. Al paladar, este vino tipo full bodied exhibe paladar pleno, manteniendo una textura agradable en la boca y una sutileza que lo vuelve amigable, sin resignar carácter. Notas de cacao y frutas negras secas quedan flotando en el paladar y estiran la experiencia de este blend que, por su precio, está pensado para un consumidor particular y muy específico, al igual que el vino tope de gama de Abremundos: Página 1, que tiene un valor sugerido de $2.000.

 

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $0.00